¿Alguna vez te han perseguido las hojas en otoño,y te has reído cuando saltaron sobre tus pies? ¿O has ofrecido la cabeza al viento mientras caminabas en los abiertos espacios del campo?

El Aire tiene que ver con nuestro pensamiento y nuestra razón y  para expresarlo necesitamos comunicarnos, lo mismo que una brisa juguetea con nuestros cabellos, luminosa, brillante y fácil. Como elemento, es casi totalmente incontenible pues no podemos verlo. No es sólido como la Tierra o ardiente como el Fuego o fluido como el Agua.

 

El elemento aire
El elemento aire

 

Si tratamos de cogerlo obtenemos un manojo de nada, lo mismo que si tratamos de coger un pensamiento que se resbala de nuestro agarre. Los pensamientos y las palabras no nos pertenecen, así como el Aire no está bajo nuestro control.

Probablemente todos hemos experimentado el sentimiento de “tener la mente en blanco» o haber «quedado sin palabras.» A menudo hablamos de salir a tomar aire fresco para «despejar las telarañas,» pero ¿cuántos de nosotros nos hemos tomado un momento para estudiar el viento y su acción, para luego compararlo con nosotros? Asimila el proceso de comunicación al elemento Aire y verás cómo el contacto es refrescante y ligero, continuamente en movimiento y cambiable.

El elemento aire

El Aire no le debe nada a ninguno de nosotros elementos, pues él es el amo de su propio destino; sin embargo, cuando está atrapado en bolsillos de agua o de tierra, puede volverse pesado y opresivo por falta de movimiento.

El Aire nació para ser libre, así como nuestras mentes deben permanecer claras y ágiles, sin ser nubladas por la emoción o el prejuicio. Demasiada estabilidad puede amortiguar la alerta y la originalidad, pero demasiadas preguntas pueden cegarnos a la simplicidad del sentido común.

El elemento aire

Compara el viento en las diferentes estaciones del año, desde la ligereza de una brisa primaveral hasta los vientos helados de pleno invierno y mira cómo pueden afectar a los otros elementos, y a ti y tu naturaleza. ¿Cómo usas tus pensamientos? ¿O tus pensamientos te usan, dominan tu vida? ¿Porqué no comenzar a llevar un diario de lo que percibes sobre ti mismo, y comenzar a buscar quien eres verdaderamente?

Cuando has perdido tu camino:

Sal y camina en la brisa o en el viento. Siente como acaricia tus cabellos. Es fresco y calmante. Respira profundamente y date cuenta de la paz que se puede lograr al permitir que tus pensamientos fluyan libres. Nadie tiene el poder de controlar estos pensamientos excepto tú. El Aire es acerca de la libertad y la verdadera paz mental. Trata de la fe en ti mismo y de creer en este gran universo que te ha dado la vida. Es acerca de la verdad, y sobre todo, la verdad que eres tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *